Saltar al contenido
AviarioJP

Loros

Loros guacamayos aviariojp

Los loros son una de las aves más populares a nivel mundial, no solo por la gran cantidad de especies que existen y sus coloridos plumajes, sino también por su capacidad de aprender y repetir una gran variedad de sonidos.

Dentro de esta gran familia podemos encontrar periquitos, agapornis, ninfas, cotorras, cacatúas, guacamayos y otros loros afines. No obstante, a pesar de la gran variedad de aves que componen este orden, existen muchas características similares entre ellos, ya que todos tienen el pico curvo y robusto, patas zigodáctilas, un plumaje de intensos colores, adoptan una postura erguida y, en cuanto a su alimentación, la mayoría de los loros comen frutas, verduras, brotes, frutos secos, semillas y algunos insectos.

Si quieres conocer más información sobre esta gran familia de aves, continúa leyendo este artículo.

1. ¿Qué tipo de animal son los loros?

Los loros son aves pertenecientes al orden de los Psitaciformes. Dentro de este orden existen alrededor de 370 especies, las cuales se encuentran divididas en tres superfamilias:

Psittacoidea.

Esta superfamilia está compuesta por 369 especies de loros, concretamente los conocidos como loros típicos o papagayos, que son los más numerosos y los que más extendidos se encuentran, ya que habitan en muchos países del continente americano, asiático, africano y oceánico.

loro loris arcoiris psittacoidea

Cacatuoidea.

Dentro de esta superfamilia, perteneciente a la familia Cacatuidae, se encuentran 21 especies de cacatúas, que están distribuidas principalmente por Australasia (región al oeste de Oceanía, que comprende Australia, Melanesia y Nueva Zelanda).

Cacatua cacatuoidea

Las cacatúas se diferencian del resto de especies de loros por el penacho eréctil de plumas que tienen en la parte superior de su cabeza.

Strigopoidea.

Los Strigopoidea​ o loros de Nueva Zelanda son una superfamilia de aves psitaciformes endémica de Nueva Zelanda, que contiene 4 géneros de loros:

  1. Nestor: Este género agrupa al loro Kea, al Kaka, al Kaka de Norfolk y al Kaka de Chatham.
  2. Strigops: Dentro de este género, únicamente se encuentra el loro Kakapo.
  3. Nelepsittacus (extinto).
  4. Heracles (extinto).
loro kakapo strigopoidea

2. Tipos de loros.

A pesar de que existen más de 370 especies de loros en todo el mundo, los más conocidos son los siguientes. Si deseas conocer información específica sobre alguna de estas especies de loros, haz clic en la fotografía o nombre del ave para obtener toda la información relativa a sus cuidados, cría o alimentación.

3. Características de los loros.

loros guacamayos aviariojp

Los loros se caracterizan por tener un pico robusto y curvado con forma de gancho con el cual pueden ejercer una gran fuerza, lo que les permite no solo pelar semillas y frutos secos con gran facilidad sino también escalar grandes alturas y trepar por diferentes superficies. El tamaño del pico variará en función de la especie de loro de que se trate.

En la parte de arriba de la mandíbula superior, se encuentra lo que se denomina “céreo”, dentro del cual están los orificios nasales. En algunas especies como los periquitos, el color del céreo varía en función del sexo.

El plumaje de los loros se caracteriza por ser brillante y presentar una gran variedad de colores. Aunque la mayoría de los psitaciformes son de colores intensos y con un plumaje multicolor, existen numerosas especies de loros en los cuales el color predominante es el verde, y otras como las cacatúas, en las que predomina el color blanco, rosa o incluso el negro.

Loros guacamayos aviariojp

Las plumas de la cola de los loros, suelen ser bastante largas. En la mayoría de las especies, la longitud de su cola es igual o superior a la longitud de su cuerpo.

En cuanto a sus patas, estas son de tipo zigodáctilo, es decir, las patas de los loros están compuestas por 4 dedos, de los cuales dos están dirigidos hacia delante y dos hacia atrás. Esto les permite poder coger cualquier tipo de objeto fácilmente y agarrarse a diferentes superficies con suma facilidad. Además, los dedos de sus patas son fuertes, lo que junto con su pico, les permite trepar por cualquier superficie.

Sus ojos se encuentran en posición lateral y alta, por lo que el campo visual de los loros es muy amplio, puesto que sin girar la cabeza los loros pueden ver desde casi la punta de su pico hasta bastante detrás de la cabeza.

Con respecto al tamaño de los loros, son el orden de aves que presenta la mayor variación de longitud entre especies. Mientras que los loros pequeños tienen un tamaño medio de unos 18 centímetros, los más grandes pueden llegar a alcanzar el metro de longitud. 

A pesar de que la longitud media de los loros de pequeño tamaño son 18 centímetros, existe una especie de loro que únicamente mide 8 centímetros. Se trata del Loro Pigmeo, el loro más pequeño del mundo.

La capacidad que tienen los loros para volar varía en función de la especie.

Los loros de tamaño pequeño-mediano, suelen volar rápido y son muy ágiles a la hora de realizar giros, mientras que en especies de mayor tamaño, el vuelo suele ser más lento y no tienen tanta agilidad. Sin embargo, existen excepciones, como es el caso de los guacamayos, los cuales pueden alcanzar grandes velocidades a pesar de su gran tamaño.

Destacar, que hay especies de loros como el Kakapo, que han perdido la facultad de volar. Si quieres conocer el porqué de este motivo, te invitamos a que leas el siguiente artículo: El Kakapo, el loro no volador más grande del mundo.

Por último, el dato más característico de los loros, es que se encuentran entre las aves más inteligentes del mundo, llegando incluso algunas especies como los guacamayos a tener la capacidad de imitar la voz humana. Esto no quiere decir que entiendan el significado de las palabras que aprenden, ya que a pesar de que puede parecer que son conscientes de lo que dicen, realmente no es así.

Los loros tienen una excelente capacidad de observación y asociación, lo que les permite encontrar la palabra correcta y utilizarla en situaciones específicas.

4. Hábitat natural de los loros ¿Dónde viven los loros?

Los loros habitan en las regiones más cálidas del planeta, es decir, en zonas tropicales y subtropicales. No obstante, a diferencia de otras especies, son aves que poseen una gran capacidad de adaptación por lo que pueden encontrarse en gran variedad de ubicaciones geográficas diferentes alrededor del mundo.

Habitan en casi todos los continentes, pero especialmente en Australia, sudeste y sur de Asia, África y América central y del sur.

loro guacamayo rojo habitat

Aunque la mayor parte de los loros habitan en lugares con un clima cálido, al igual que ocurre con otro tipo de animales, hay determinadas especies de loros como los Keas, los loros de pico grueso o los loros de frente marrón, que viven en zonas alpinas nevadas.

Por lo que a este tipo de aves les encanta habitar en selvas tropicales, zonas de montaña y en algunos lugares secos.

4.1. Loros que habitan en selvas tropicales.

La mayoría de especies de loros habitan en lugares tropicales, caracterizados por:

  • Poseer una vegetación exuberante, con árboles de gran tamaño y altura.
  • Un clima cálido y húmedo.

Las selvas tropicales de mayor tamaño que hay en el mundo se encuentran en América del Sur, África y el sudeste asiático. De ahí que casi todas las especies de loros se encuentren distribuidas por estos países.

4.2. Loros que viven en zonas de montaña.

Otro lugar donde viven los loros es en zonas montañosas. Algunos de los ejemplares que viven en este tipo de lugares son el loro Kea, que habita en territorios de gran altitud en la Isla Sur de Nueva Zelanda, o el loro verde chino, también llamado loro Derby, que vive en las montañas del Tíbet y parte de la India.

4.3. Loros que habitan en lugares secos.

A pesar de que la mayoría de los loros viven en lugares tropicales húmedos, existen algunas especies que prefieren habitar lugares con poca vegetación y con un clima menos húmero, como por ejemplo en algunas regiones africanas y determinadas partes de Australia.

5. Alimentación de los loros.

Alimentación de los loros y guacamayos aviariojp

En los loros, al igual que ocurre con cualquier otra especie de ave, la alimentación es uno de los factores más importantes que tenemos que tener en cuenta, puesto que una mala alimentación podría ocasionarles desequilibrios nutricionales, que a largo plazo no solo ralentizarán su desarrollo sino que además podrían generar la aparición de enfermedades. Por lo que la alimentación de los loros debe ser variada, equilibrada y rica en vitaminas, minerales y proteínas para que mantengan un esta óptimo de salud.

5.1. ¿Qué comen los loros?

La gran parte de las especies de loros son omnívoros, es decir, son aves que comen un poco de todo: semillas, frutos secos, frutas, verduras, insectos y, en algunos casos, carne.

Su comida preferida son las semillas, frutas y verduras, y a las especies de mayor tamaño les encantan los frutos secos como las nueces o los cacahuetes. No obstante, la base principal de su dieta son las semillas.

En supermercados o en tiendas de animales, se pueden encontrar gran variedad de mixturas de semillas para loros, que están bien balanceadas y equilibradas pero antes de adquirir cualquier tipo de semilla, hay que tener en cuenta que debemos seleccionar siempre semillas limpias, frescas, sin la presencia de insectos y bien conservadas. De esta manera nos aseguraremos de que las semillas conservan todas sus propiedades y beneficios.

El problema de ofrecerle este tipo de mezclas de semillas, compuestas principalmente por alpiste, mijo, sésamo, pipas de girasol y avena, es que los loros pueden seleccionar las semillas que más les gusta, que normalmente suelen ser las más grasas.

Aunque las grasas les aportan la energía que necesitan y mantienen su plumaje sano y brillante, no es conveniente que abusen de ellas, puesto que podrían provocarles problemas hepáticos o cardiacos. Además, de que si únicamente se alimentan de ese tipo de semillas, no se beneficiarían de los nutrientes del resto de semillas que componen la mixtura.

Por este motivo y con el fin de evitar que los loros puedan elegir aquellas semillas o frutas que más le gustan, en los últimos años se han creado gran variedad de piensos extrusionados que proporcionan a los loros todos los nutrientes que necesitan en un solo producto.

A parte de las semillas, las frutas y verduras también son muy importantes. De hecho, en torno a un 40% de la alimentación de los loros debe estar compuesta por frutas y verduras.

Los loros pueden comer casi a diario las siguientes frutas y verduras:

  • Frutas: Manzana, pera, naranja, mandarina, fresa, sandía, albaricoque, kiwi, piña, granada, papaya, pomelo o caqui.
  • Verduras: Pimiento, zanahoria, brócoli, judías, espinacas, coliflor, acelgas, endivia, escarola, rábano, apio.

Mientras que unas dos o tres veces por semana, podemos suministrarles melón, uvas, plátano, cerezas, melocotón, mango o lechuga.

Por último, existen otro tipo de alimentos que podemos incluir en la dieta de nuestros loros para completar su alimentación, como por ejemplo algunas legumbres, huevo cocido, pan, grit, hueso de jibia o frutos secos.

Un dato muy curioso sobre los loros, es que una gran parte de las especies utilizan sus patas para comer, es decir, con sus dedos cogen los alimentos y se lo llevan a la boca para comérselos.

5.2. Alimentos prohibidos para loros ¿Qué no pueden comer los loros?

Como a cualquier otro animal, existen determinados alimentos que son perjudiciales para la salud de los loros, por lo que debemos de eliminarlos de su dieta.

A continuación, te mostramos una lista de 10 alimentos que nunca debes dar a tus loros.

  1. Azúcar: El sistema digestivo de los loros es incapaz de asimilar correctamente el azúcar y todos sus derivados, por lo que bajo ningún concepto debemos suministrarle cualquier alimento que contenga azúcar, ya que si se lo suministramos podríamos provocar graves problemas en el sistema nervioso, de corazón, insomnio o hiperactividad.

  2. Sal: Aunque en determinadas épocas como la muda, se le puede suministrar un poco de sal para evitar el picaje, tenemos que ser cautos y no debemos abusar de ella, ya que puede provocarles deshidratación y problemas renales.

  3. Cacao: El cacao contiene una serie de sustancias que son tóxicas para los loros y que pueden causarles diarreas, vómitos e incluso taquicardias y conclusiones que pueden resultar mortales.

  4. Bebidas excitantes, café y alcohol: Todas las bebidas que contienen cafeína o teína, como el café, el té o los refrescos y todas aquellas que tienen alcohol, están totalmente prohibidas en la dieta, no solo de los loros sino de toda clase de aves, puesto que este tipo de alimento causa graves problemas cardiacos y neurológicos en las aves.

  5. Lácteos y derivados: Tanto la leche como sus derivados afectan al sistema digestivo de las aves provocándoles graves problemas, como por ejemplo diarreas. Esto se debe a que los loros, al igual que ocurre con muchas personas, son intolerantes a la lactosa.

  6. Aguacates: Esta fruta posee un elemento llamado persina, que produce graves efectos cardiorespiratorios en los loros.

  7. Berenjenas y tubérculos: Las berenjenas y algunos tubérculos como la patata, contienen una sustancia tóxica denominada solanina. Sustancia que no solo es tóxica para las aves, sino también para otros animales. Por lo que, únicamente podemos suministrárselo a nuestro loro en el caso de que hayan sido cocidos o hervidos.

  8. Semillas de frutas como la manzana: Las semillas de determinadas frutas contienen cianuro.

  9. Perejil: De la misma manera que los alimentos anteriores, el perejil posee determinadas sustancias que son tóxicas para los loros.

  10. Alimentos con colorantes o saborizantes artificiales.

Por supuesto, tampoco debemos suministrarle a los loros alimentos procesados creados para el consumo humano, como los embutidos o productos fritos.

6. Reproducción de los loros ¿Cómo se reproducen los loros?

Los loros suelen reproducirse durante la primavera, con la llegada de las buenas temperaturas y del buen tiempo. Además, durante esta época del año el alimento es más abundante por lo que tienen mayor facilidad para encontrarlo y así poder criar sin problemas a las futuras crías.

Casi todas las especies de loros son aves monógamas, es decir, cuando se forma una pareja de loros, el macho y la hembra mantienen un vínculo sexual para la reproducción y crianza durante toda su vida. Por lo que la mayor parte de los loros solo tiene una pareja a lo largo de su vida y permanecen siempre juntos, independientemente de la época del año. Sin embargo, hay determinadas especies de loros como los Kakapos, en los que el macho y la hembra únicamente se unen para el apareamiento, puesto que después del mismo el macho abandona a la hembra y la hembra es la única encargada de sacar adelante a los pequeños loros.

La reproducción comienza con el cortejo del macho a la hembra, un cortejo que incluye secreción de hormonas, exhibición de plumaje, bailes y cantos. Una vez que la hembra haya aceptado al macho, ambos comenzaran a construir el nido.

6.1. ¿Dónde construyen sus nidos los loros?

Por lo general, la mayor parte de los loros que viven en libertad, ya sean de tamaño pequeño, mediano o grande, anidan en agujeros en los troncos de los árboles. No obstante, hay algunos tipos de loros que realizan sus nidos en el suelo o en madrigueras y solamente la cotorra monje y 5 especies de Agapornis construyen su nido en las ramas de los árboles.

Los nidos o madrigueras son creados en la mayoría de las ocasiones, tanto por el macho como por la hembra, aunque también hay especies que prefieren usar nidos antiguos que han sido utilizados en años anteriores por otras parejas de loros o por otra clase de animales que anidan en lugares similares.

nidos para loros

La parte interior de los nidos suele estar forrada de serrín, no obstante, hay determinadas especies como los Agapornis, que forran sus nidos con hierba u hojas.

6.2. Puesta de huevos y período de incubación.

La puesta de huevos y el periodo de incubación varía en función de la especie de loro. Normalmente, las hembras suelen poner entre 2 y 8 huevos por puesta, que serán incubados por un periodo que varía desde los 18 hasta los 30 días.

En casi todas las especies de loros, los huevos son incubados por las hembras, mientras que el macho se encarga de suministra alimento a la hembra durante el período de incubación.

En las especies pequeñas como el periquito común, las crías dejan el nido a las 3-4 semanas después de la eclosión. En cambio, en especies como el guacamayo las crías no abandonan el nido hasta pasados unos 3 meses aproximadamente.

7. Jaulas para loros.

Jaulas para loros y guacamayos aviariojp

Antes de pensar en comprar un loro, independientemente de la especie de loro que sea, hay que tener en cuenta una serie de factores.

En primer lugar, el espacio de la casa o del aviario en el que vamos a alojar la jaula.

La jaula de nuestro loro debe estar ubicada en un lugar tranquilo donde no haya un ruido excesivo o movimientos que le puedan asustar o causar estrés.

Debe ser un lugar en el que exista una buena iluminación a lo largo del día, con una temperatura agradable y estable, que tenga una buena ventilación y en el que no haya corrientes de aire, ya que podría causarle graves problemas de salud. Y por supuesto, si tenemos mascotas como perros o gatos debemos estar al cuidado y ubicar la jaula en un lugar de difícil acceso para ellos, para evitar que puedan hacer daño a nuestro loro.

En el caso de que tengáis a vuestros loros en el exterior, es recomendable que los protejáis de las inclemencias meteorológicas y también de los depredadores como por ejemplo gatos o aves rapaces.

Además, si nuestro loro es papillero o está domesticado, podremos sacarlo con regularidad de su jaula, siempre y cuando sea en un lugar seguro de nuestra casa, en el que no haya espejo ni cristales con los que puedan chocarse cuando vuelen, y por supuesto debemos intentar siempre no soltarlos en lugares con humo o vapor como por ejemplo la cocina o en lugares con chimeneas o estufas para prevenir accidentes y evitar posibles enfermedades que podrían aparecer a largo plazo.

Siempre tenemos que intentar que sea en una habitación amplia donde pueda volar y ejercitarse correctamente, y hay que tener mucho cuidado con el tema de puertas y ventanas, ya que si nos descuidamos y por error nuestro loro sale al exterior podríamos correr el riesgo de que se pierda y no sepa volver.

En segundo lugar, otro factor muy importante a tener en cuenta es el tamaño del ave, puesto que no todos los loros son del mismo tamaño, ya que existen unas especies más grandes que otras. Por lo que cuanto más grande sea nuestro loro, mayor deberá ser su jaula.

En tercer lugar, el tamaño de la jaula. La jaula de nuestro loro debe ser lo más espaciosa posible para que puedan moverse cómodamente y ejercitarse y desarrollarse de la mejor manera posible.

Tamaño del Loro Longitud (cm) Altura (cm)
Fondo (cm)
Pequeño 40 – 60 30 – 40 40 – 50
Mediano 80 – 100 60 – 80 80 – 120
Grande 100 – 120 80 – 100 100 – 150

En cuanto a la forma de la jaula, os aconsejo que las jaulas sean rectangulares por varios motivos.

  • Para que en el caso de que sea un loro de pequeño o mediano tamaño puedan realizar pequeños vuelos de un extremo a otro y así mantenerse en forma y que no engorden en exceso.

  • Porque a la hora de colocar la jaula, en una mesa o en la pared, estás tienen más superficie de apoyo, por lo que quedarán más sujetas y evitaremos que se puedan caer por accidente. Por este motivo, personalmente no os recomiendo jaulas redondas ya que el pájaro no va a poder volar cómodamente y es más fácil que la jaula se pueda caer por accidente. Del mismo modo que no es recomendable utilizar jaulas redondas, tampoco lo es adquirir jaulas con formas de casa o castillo, puesto que aunque es muy bonita a simple vista, pueden generarles grandes problemas a nuestros loros.

Además, siempre debemos intentar que la jaula sea más larga que alta, ya que los loros en libertad suelen volar en horizontal, y únicamente realizan vuelos verticales a la hora de impulsarse para comenzar el vuelo.

Por otro lado, la posición de los barrotes y la separación entre ellos también es algo que debemos tener en cuenta.

Como los loros son aves de pico curvo, sería  interesante que los barrotes de las jaulas fueran horizontales, ya que son aves muy juguetonas a las que les encanta escalar por los barrotes ayudándose de su pico. Además, dependiendo de la raza de vuestro loro, también tenéis que tener en cuenta el espacio que hay entre barrotes, puesto que no es lo mismo un periquito que una cacatúa o un guacamayo. Por lo que debéis fijaros en la distancia de separación que hay entre los barrotes, para evitar que puedan sacar la cabeza al querer asomarse y que al intentar recogerla se quede enganchado por accidente y pueda morir, o incluso que pueda escaparse de la jaula o voladera.

Otro punto muy importante a tener en cuenta y que no debemos pasar por alto es el material del que está fabricada la jaula.

Por un lado, podemos encontrar jaulas de madera. Este tipo de jaulas, al ser la madera una superficie porosa pueden favorecer la aparición y reproducción de ácaros y piojillos que afecten a la salud de los loros.

Y por otro lado, podemos encontrar jaulas de aluminio o metal. Estas jaulas no solo son más resistentes y duraderas, sino que además son más fáciles de limpiar, por lo que siempre que llevemos a cabo una correcta limpieza y un buen mantenimiento de la jaula podremos evitar en cierta medida la aparición de ácaros y piojillos.

Por último, también es aconsejable que las jaulas para loros tengan una rejilla y una bandeja extraíble en la parte inferior de la jaula, las cuales podamos limpiar fácilmente para mantener una limpieza correcta de la jaula y evitar que el pájaro enferme.

8. ¿Cuántos años viven los loros?

Los loros son de los animales más longevos del mundo, aunque su esperanza de vida varía principalmente en función de dos factores. Por un lado, hay que tener en cuenta si viven en cautividad o en libertad y, por otro, la especie a la que pertenecen.

Los loros que viven en cautividad tienen una mayor esperanza de vida que los loros que viven en libertad. Esto se debe en mayor medida a que reciben mejores cuidados y a que se les aporta una alimentación rica, completa, equilibrada y adaptada a sus necesidades en función de la época del año.

La esperanza de vida de los loros que viven en cautividad es de aproximadamente unos 80 años, mientras que los que viven en libertad no suelen superar los 40 o 50 años, aunque todo depende de la especie de loro de que se trate.

Concretamente, hay especies como los guacamayos que pueden llegar a vivir hasta 100 años, las cacatúas viven en torno a los 60 años y las ninfas o loros de menor tamaño viven alrededor de 20-25 años.

9. Loros en peligro de extinción.

Desgraciadamente, cada vez son más las aves que se encuentran en peligro de extinción y las especies de loros no son una excepción. A pesar de que los loros son aves que viven en gran cantidad de hábitats, muchas especies se han extinguido en los últimos siglos y muchas otras se encuentran en peligro de extinción.

9.1. Loros en peligro de extinción.

9.2. ¿Por qué están los loros en peligro de extinción?

En torno a un 40% de las especies de loros, ya sean guacamayos, periquitos, cacatúas, cotorras o papagayos, se encuentran en peligro de extinción.

La amenaza principal es la pérdida o destrucción de su hábitat natural a consecuencia principalmente de los grandes cambios ambientales que se han producido en los últimos siglos a causa de la actividad humana, como son por ejemplo la tala indiscriminada de árboles, la construcción de infraestructuras en lugares cercanos a donde habitan o los incendios.

La mayor parte de los loros habitan en los árboles, por lo que dependen de ellos para descansar, construir sus nidos para reproducirse, buscar comida, etc. Por tanto, la pérdida de grandes hectáreas de bosques ha provocado que la población de muchas especies de psitácidas disminuya.

Por este motivo, es necesario promover programas dirigidos a la mejora y conservación de los hábitats y las áreas naturales en las que viven estas especies.

La captura ilegal de loros, es otra de las causas por las que la población de loros del mundo está reduciéndose, ya que muchos loros son capturados de su hábitat natural para posteriormente ser vendidos como animales de compañía debido a sus características peculiares como colores, comportamiento, tamaño o conducta que los hacen tan llamativos a las personas que quieren tenerlos como mascotas.

Además, del tráfico ilegal de loros en mercados ilegales de animales tras su captura furtiva, se le suma otras acciones que agravan la situación como  la caza de loros en determinadas regiones para el consumo humano, ya que muchos son muy apreciados por su carne, o la caza como medida de protección frente a cultivos, ya que en determinados países y zonas del mundo suelen ser visto como unas plagas que comen los cultivos y afecta a la economía, especialmente al sector agrícola y ganadero.

Destacar, que muchos de los ejemplares capturados para ser vendidos nunca llegan a su destino ya que mueren durante el viaje debido a causas como el estrés, las malas condiciones de las jaulas en las que viajan, el cambio de clima, mala alimentación, etc.

Por último, otra de las causas que está provocando la desaparición de este tipo de especies es la depredación. Otras especies de aves, como los halcones o lo gavilanes, y algunos mamíferos que habitan en árboles, rompen o se comen los huevos o a los pollos cuando se encuentran solos en el nido.

En un intento para evitar que sigan desapareciendo más especies de loros, se están llevando a cabo diversas medidas y se han creado programas dirigidos a la mejora y conservación de los hábitats y las áreas naturales en las que viven estas especies.

Uno de los proyectos más conocidos e interesantes es el creado para evitar la extinción del loro más grande del mundo y el único loro que es incapaz de volar, el loro Kakapo.

10. Tipos de loros que hablan.

La mayoría de especies de loros son aves muy inteligentes, por lo que son capaces no solo de repetir sonidos o expresiones sino también de aprender y memorizar palabras e incluso frases.

10.1. ¿Realmente los loros hablan?

Seguramente alguna vez te habrás preguntado si todos los loros pueden hablar y si realmente hablan, y la respuesta a ambas preguntas es no.

El hecho de que repitan palabras no quiere decir que realmente hablen, puesto que el término hablar hace referencia a articular sonidos o palabras para expresar o comunicarse, y los loros lo único que hacen es repetir sonidos sin que para ellos tenga algún significado.

No obstante, a pesar de que los loros no comprenden las palabras que repiten, algunos loros tienen la capacidad de relacionar palabras con determinadas situaciones.

10.2. ¿Por qué hablan los loros?

Los loros no tienen cuerdas vocales al igual que los humanos, sino que los sonidos que reproducen lo hacen a través de un órgano llamado siringe.

Mientras que los seres humanos tenemos un órgano denominado laringe gracias al cual podemos hablar, los loros poseen una membrana llamada siringe que se encuentra situada entre la tráquea y los bronquios. Esta membrana, unida a su larga lengua les permite emitir y reproducir una gran cantidad de sonidos diferentes.

Por lo que únicamente aquellas especies de loros que tengan una lengua largan serán las que puedan reproducir sonidos similares a la voz humana.

10.3. ¿Qué loros son los que más hablan?

Existe una gran variedad de loros alrededor del mundo, no obstante no todas las especies reúnen las características necesarias para poder hablar.

A continuación, te mostramos una lista de los loros que tienen una mayor facilidad para imitar y aprender sonidos, palabras o frases:

11. Curiosidades sobre los loros.

  1. Los loros son de las aves más longevas del mundo, puesto que hay especies como los guacamayos que pueden llegar incluso a vivir 100 años.
  2. Son monógamos, es decir, la mayoría de parejas permanecen juntas durante toda su vida.
  3. Los loros son las únicas aves que pueden coger y comer alimentos con sus patas. ¡Algunos loros son zurdos y otros son diestros!
  4. ¡No hacen nidos! La mayoría de especies de loros no hacen el nido, sino que se buscan nidos vacíos de años anteriores o de otras especies y los ocupan. Por lo que suelen anidar en huecos en los árboles, en cavidades entre las rocas o incluso algunos loros como el kakapo anidan en el suelo.
  5. Es prácticamente imposible diferenciar a simple vista al macho de la hembra en la mayoría de especies de loros.
  6. ¡Pueden hablar! Aunque no todos los loros pueden hablar, algunas especies como el loro gris o yaco tienen una gran capacidad para imitar y reproducir sonidos, incluida la voz humana.
  7. Sus plumas contienen agentes antibacterianos naturales.
  8. A pesar de que se piensa que son herbívoros, los loros son aves omnívoras.
  9. La gran mayoría de especies de loros tienen una gran inteligencia.
  10. Se encuentran en peligro de extinción.

¿Te ha gustado el contenido? 😊 ¡Valóralo y Comparte!

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

error: Content is protected !!